Páginas vistas en total

jueves, 9 de septiembre de 2010

24ª etapa Robledo de Chavela-San Martín de Valdeiglesias

15 de Marzo de 2006



Distancia: 30,90 Km

Asc. Acum. : 675 m

Desc. Acum. : 929 m

Altura máx.: 1.022 m

Altura min. : 528 m

Valoración: 6,5

Tiempo de marcha: 8 horas 30 minutos

Señalización: Mala, casi nula, sobre todo en los cruces


Después de desayunar abandonamos el albergue que tan buen sabor de boca nos ha dejado estos días, Pajuelo ya marchó, así que caminamos Pepe Ynat y yo solamente, así que volveremos a llamar Pepe a Pepe y nos olvidamos del apellido. Tomamos el autobús que nos lleva a la estación de ferrocarril para tomar un tren hasta Robledo de Chavela y comenzar la ruta.
 Comenzamos a las 10:30 horas partiendo por un camino que indica a la ermita de Navahonda, lugar de romería para la gente de Robledo, un bonito camino que atraviesa la sierrecilla por un collado entre los picos Almojón y La Almenara de 1.259 m. pico emblemático de la zona.
 Descendemos del collado, con bonitas vistas, hasta llegar al Humilladero, poco antes de la ermita de Navahonda, situada a 6,700 Km. de Robledo de Chavela. En la ermita hacemos un alto para descansar, el calor aprieta ya a media mañana, continuamos enseguida, pues la etapa es larga y vamos un poco retrasados. En la ermita se ven las zonas de bares y chiringuitos preparados para los días de romería.


Frente a la puerta de la ermita sale el camino en descenso que desemboca en la carretera de la estación espacial de robledo de Chavela, que me viene a la cabeza de cuando yo era pequeño y hablaban de ella en los informativos de hace 30 o 40 años, sobre todo a la hora de dar las predicciones meteorológicas. Conforme descendemos vemos mas cerca la grandiosidad de las parabólicas gigantescas de la estación. Desembocamos en la carretera para girar a la derecha en dirección a dicha estación, pasando por su puerta y realizando algunas fotos. Las parabólicas teledirigidas cada una en direcciones diferentes, copan todos los ángulos del espacio. Seguimos por la carretera dejando la estación a nuestras espaldas para desembocar en otra carretera la M-512 que tomamos a la izquierda durante poco mas de un kilómetro, para tomar una desviación a la derecha en fuerte ascenso, dejando un cortijo a la izquierda y finalizar el ascenso en la cuerda Verduguera. Al llegar a la cuerda la cosa se complica y la tomamos a la derecha unos cincuenta metros para descender por la otra vertiente por un cortafuego hasta alcanzar un cruce de pistas donde hacemos una parada y tomamos algo de comida.
 Seguimos descendiendo por el cortafuego que va descendiendo por la otra cuerda de la sierra, la Cuerda de la Parada, pasando por el pico del mismo nombre situado en ella, el Alto de la Parada de 963 m. El paisaje entre pinos es muy bonito, aunque el camino, por una ancha pista se hace bastante monótono divisando al fondo del valle las aguas del Embalse de San Juan. La pista vuelve a desembocar en la M-501, nosotros seguimos paralelos por un camino a la derecha de ella y que termina en el Mesón del Puerto, nueva parada para comer un bocadillo con una coca cola que nos va bien para recuperar y combatir el calor. Pepe toma una cerveza para acompañar su bocadillo.
 Después de comer y con el sol en el alto a pesar de la suave brisa que amaina un poco salimos del mesón por la carretera para cruzar el puente sobre el río Alberche y que viene del Embalse de San Juan para tomar un senderito a la derecha que sube y baja paralelo a la carretera y que nos evita caminar por ella, este sendero se convierte al final en pista, a la izquierda dejamos las ruinas del Monasterio de Valdeiglesias y más adelante una vieja estación de Ffcc. de la localidad de Pelayos de la Presa para seguir por la infraestructura de la antigua vía y que ahora es una pista.
 Dejamos Pelayos de la Presa continuando en ligero ascenso entre pinos para alcanzar las primeras casas de San Martín de Valdeiglesias. Un amigo que descansaba a la sombra, nos explica que San Martín tenía estación de ffcc. y que estuvo funcionando hasta los años sesenta, esta estación actualmente estaba ocupada por unos almacenes. Enseguida llegamos a la casa “Álvaro de Luna” donde tenemos reservado un estudio y la verdad que la vivienda es preciosa en su decoración interior, data del siglo XVIII y nuestro apartamento muy completo, con salón, cocina y dormitorio además de su amplio cuarto de baño. Después de una buena ducha salimos a comprar para desayunar y cenar, lo hacemos en el bar “El Gallego” regular, económico para salir del paso. Volvemos al apartamento para ver la información meteorológica de los próximos días, mañana parece que seguirá haciendo calor pero cambiará para el viernes, que nos esperan un par de días de agua, esperemos que se equivoquen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario