Páginas vistas en total

sábado, 4 de septiembre de 2010

19ª etapa La Cabrera-Manzanares el Real

10 de Marzo de 2006



Distancia: 34.75 Km

Asc. Acum. : 985 m

Desc. Acum. : 1.589 m

Altura máx.: 1.285 m

Altura min. : 844 m

Valoración: 5,5

Tiempo de marcha: 10 horas

Señalización: Mala, falta mucha señalización en el recorrido



Hemos salido del Hotel Cancho del Águila, después de un buen desayuno a base de cola cao, churros y una caña de crema para ponernos las pilas, pues la etapa aunque larga se esperaba sencilla y tranquila pero el desnivel acumulado desvela que la etapa no fue cualquier cosa. Hoy partimos los tres, los dos pepes que de ahora en adelante los nombraré por el apellido para evitar confusiones. Bajamos en la furgoneta de Pajuelo hasta el centro de La Cabrera, donde abandonamos ayer la ruta, así evitamos el kilómetro y pico que hicimos ayer hasta el hotel.
La salida la hacemos desde la Avda. del Generalísimo, a través de la plaza de la iglesia y la placita de la Concepción, donde se encuentra el ayuntamiento y después de callejear salimos por un camino cementado que se dirige al Convento de San Antonio de los padres franciscanos. Este camino, convertido en un calvario para el que quiere realizar el recorrido hasta el convento, es un paseo relajante para nosotros, la mañana ha salido con sol y se agradece a estas horas. Al llegar al convento, tomamos un sendero a mano izquierda en descenso para ascender poco después hasta el Collado de la Cabeza, dejando Cancho Gordo a la derecha.
 Descendemos por una pista en fuerte pendiente que finaliza en la pared del cementerio de Valdemanco, donde aprovechamos para reajustarnos la ropa, a pesar del sol hace viento fuerte y racheado. Al llegar al pueblo hacemos un alto en la plaza del pueblo para tomar un café en el Mesón del Grillo.
 A los quince minutos retomamos la ruta ascendiendo a la parte alta del pueblo en la base de la sierra, tomando a la izquierda por una pista al oeste, que sin nada que definir nos lleva a Bustarviejo, al fondo ya podemos ver las nieves en La Najarra en la sierra de Madrid, vigilante de Cuerda Larga.
Bordeamos Bustarviejo por el sur sin llegar a entrar en la localidad para ascender hasta un collado entre Cabeza de la Braña y Cabeza de Arcón y descender por la Cañada Real durante largo tiempo y a media ladera dejando un pinar a la izquierda y el arroyo del valle a la derecha. Al llegar a la altura del arroyo avanzamos paralelo a él durante un tiempo, el viaducto del ferrocarril Madrid-Burgos al frente. Poco antes del viaducto cruzamos el arroyo para bordear por una amplia pista la localidad de Miraflores de la Sierra. La estación de ferrocarril la dejamos a la izquierda y al poco tiempo nos desviamos a la derecha para entrar en un pequeño parque para hacer un alto y comer un poco. Pajuelo nos abandona para buscar la furgoneta que dejó en La Cabrera y nos esperará en Manzanares el Real donde ha tomado un hotel diferente al nuestro. Nos quitamos las botas y nos relajamos, estamos protegidos del viento y el sol se agradece en el rostro.
Alrededor de las 14:00 horas abandonamos Miraflores por un amplio camino dirección oeste suroeste, La Najarra a nuestra izquierda y poco más adelante el macizo de La Pedriza.
 Siguiendo la pista pasamos por las puertas de la residencia “El Soto” y la finca de “Las Cañadas” pertenecientes al Opus Dei y descalzarnos poco después para atravesar el Arroyo Mediano que lleva exceso de agua y nos corta el camino. El agua está fría pero sirve para relajar nuestros pies con 28 km de marcha y ya descalzos un merecido descanso.

Reanudamos el camino siguiendo la pista para llegar al Cancho del Berrueco, roca en equilibrio de forma peculiar y que dejamos a la derecha. La pista gira al sur hasta alcanzar la carretera M-608 que viene de Soto del Real a Manzanares,la cruzamos para seguir un carril paralelo a la carretera, entre esta y el Embalse de Santillana, el castillo de Manzanares el Real al frente a media ladera de la población a la que llegamos sobre las 18:00 horas.
 El castillo de Manzanares el Real construido en la segunda mitad del siglo XV al principio como motivos defensivos, al finalizar las necesidades defensivas se convirtió en palacio. Nos instalamos en el hotel Parque Real, mucho mejor que el de anoche, un poco mas caro y con una buena cena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada