Páginas vistas en total

miércoles, 1 de septiembre de 2010

18ª etapa Alpedrete de la Sierra-La Cabrera

9 de Marzo de 2006



Distancia: 32,77 Km

Asc. Acum. : 1.135 m

Desc. Acum. : 967 m

Altura máx.: 1.075 m

Altura min. : 705 m

Valoración: 6,5

Tiempo de marcha: 10 horas

Señalización: Regular, marcas muy borrosas, falta repintar algunas que casi no se ven.



Anoche llegamos a Madrid y dormimos en casa de Pepe Ynat, mi compañero de travesía y compañero del año pasado. Su hermano ha venido a recogernos esta mañana a las 7:30 para llevarnos hasta Alpedrete de la Sierra, la localidad alcarreña donde terminamos en nuestra anterior andadura por el gr 10. Sobre las 9:00 de la mañana hemos comenzado a caminar después de la foto de rigor , hace un buen día, sol y nubes y corre un poco de aire. Salimos de Alpedrete de la Sierra descendiendo por una pista que abandonamos enseguida por un sendero a la derecha que nos evita una gran curva pues este sendero desemboca de nuevo en la pista,
 que dejamos para ascender por un barranco hasta un collado donde hay una nueva pista que desciende hasta las primeras edificaciones del Pontón de la Oliva, presa sobre el rió Lozoya que llevó el agua a Madrid por primera vez en 1858 cuando era ministro de Obras Públicas, Bravo Murillo a través de los 76 kilómetros del canal de Isabel II, canal que salva innumerables barrancos y vaguadas. La presa comenzó a perder agua, aunque se puso mucho empeño en atajar dichas fisuras.
 Hoy en día por la construcción de otras presas como la del Atazár, la cubeta del Pontón de la Oliva, se encuentra vacía y ha quedado para deleite de visitantes. Llegó a tener muchas edificaciones a su alrededor, hasta una pequeña ermita dedicada a la virgen de la Oliva. Hacemos algunas fotos y hablamos con algunos montañeros, que por la equipación deben estar escalando en las paredes de la zona. Cruzamos el puente sobre el río Lozoya penetrando en la provincia de Madrid, ascendemos por un sendero hasta una carretera que se encuentra en el margen madrileño del río, dejándola rápidamente para ascender una loma donde se encuentra la Cueva del Reguerillo con un desarrollo de 8 km. y tres niveles unidos entre sí por estrechas galerías y que actualmente se considera como Escuela de Espeleología.
Alcanzamos la parte alta y continuamos hasta el 1º sifón del canal, donde se da un gran rodeo para descender y volver a ascender hasta la altura anterior.
Continuamos por la cara sur de la faja de calizas hasta el 3º sifón donde descendemos en diagonal evitando una explotación de abejas, para después de bajar, comenzar una corta pero fuerte subida, dura y vertical por la cara norte de la faja de calizas,
 para descender al final hasta el bonito y turístico pueblo de Patones de Arriba, acondicionado para el turismo pero sin perder su encanto como pueblo, solo un fallo, demasiados carteles de colorines que anuncian restaurantes y hoteles.

El famoso Reino de Patones que se creó con el consentimiento de Carlos III durante la invasión de Napoleón y que se libró de ella por estar donde estaba situado. Nos tomamos un descanso y rellenamos el estomago con unas barritas y unas galletas para restablecer los niveles de azúcar. Salimos de Patones descendiendo por el barranco hasta alcanzar la pista asfaltada que utilizan los vigilantes del canal, ascendemos hasta media ladera de la faja por la cara sur. Descendemos hasta el sifón de San Román y remontamos de nuevo siguiendo paralelo al canal del Atazár para girar a la izquierda y atravesar una barrera, abierta y que prohíbe el paso a los vehículos no relacionados con el canal, descendemos y giramos a la derecha para entrar en Torrelaguna la Barnizáis romana y donde nació el cardenal Cisneros y Santa María de la Cabeza donde nos espera Pepe Pajuelo que va a hacer algunas etapas con nosotros y que hoy se ha venido a Torrelaguna para comer con nosotros. Pepe, ya hizo conmigo la primera parte del gr 10 francés entre Hendaye y Saint Jean Pied de Port. En la bonita plaza de Torrelaguna donde se encuentra la bonita iglesia dedicada a María Magdalena, en un mesón del que no recuerdo su nombre, tomamos unas cervezas y comemos unos bocadillos que llevábamos, el dueño muy amablemente nos lo permitió a pesar de ser un mesón, luego estuvimos charlando sobre el gr 10 que casi nadie del pueblo sabe que existe. Pepe Ynat y yo continuamos después del café mientras Pepe Pajuelo continua en su monovolumen hasta La Cabrera donde nos esperará para salir mañana con nosotros.
La salida de Torrelaguna se nos antoja complicada a pesar de llevar un track en el gps de Pepe, a los 15 minutos de dar vueltas encontramos el camino de salida, que en ascenso nos lleva hasta cruzar los tubos del Canal Bajo, por unas escaleras en mal estado, pues le faltan la mayoría de los peldaños, atravesamos otra alambrada, agujero en ella para poder seguir nuestro camino, seguimos ascendiendo paralelo a los tubos para irnos desviando poco a poco hasta la depuradora, donde dejamos la pista que se vaya a la izquierda y continuar por otra pista de frente, que nos evita muchas curvas de la pista principal, desembocando de nuevo en ella. Cruzamos por encima de los tubos del gaseoducto, el camino se va haciendo mas interesante y las nubes mas oscuras. Cruzamos la faja de calizas por una zona baja, abriendo puertas que nos prohíben la entrada a pesar de estar en mitad del camino. Cruzamos la faja girando a la derecha en ascenso (continuo desde Torrelaguna) hasta un collado donde el camino gira bruscamente 90º a la izquierda para tomar una subida a lo bestia, sin sendero, perdemos las marcas y entramos en un terreno donde un labriego da de comer a las vacas y azada en mano trata de echarnos de sus tierras a pesar de indicarle que es un camino público.
 Salvamos la cabeza por poco, salimos a una pista donde comienza a llover, protegemos las mochilas y nos colocamos la ropa de agua, bordeamos la Finca de San Cayetano, el Pico la Miel y la sierra de La Cabrera las tenemos de frente, al fondo Cancho Gordo, no hay nieve en su cima a pesar de estar entre 1300 y 1600 m. ya veremos más adelante. Cruzamos la carretera para entrar en La Cabrera, enseguida los primeros chalets hasta llegar a la Avda. del Generalísimo, la columna vertebral de la villa. Debemos continuar a la izquierda pero nuestro hotel se encuentra a 1,2 km a la derecha. Llegamos al Hotel Cancho del Águila, buenas sensaciones pues está lleno de camioneros. Tomamos la habitación, lo justo que se despacha, sin televisión ni nada, aunque no nos hace falta. Descansamos y estiramos, ducha y bajamos a cenar al restaurante junto con Pajuelo que nos estaba esperando: unas patatas con bacalao, un filete de ternera con patatas y unas natillas, en la sobremesa unas copas de pacharán que tomamos Pajuelo y yo en un rato de conversación, Pepe Ynat marchó enseguida a dormir. Sobre las 23:30 me voy a la cama, la etapa ha sido larga y dura, mañana madrugamos, a las 7:00 comienza la jornada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario