Páginas vistas en total

jueves, 26 de agosto de 2010

2ª etapa Refugio de Penyafort-Cueva Santa

18 de Marzo de 2004




Distancia: 33.6 Km

Asc. Acum. : 1.110 m

Desc. Acum. : 1083 m

Altura máx.: 973 m

Altura min. : 550 m

Valoración: 7

Señalización: Muy Buena



Hemos estado en la tienda más de diez horas, pues anoche entre el cansancio y el frío nos metimos enseguida en los sacos y aunque aprovechamos para charlar un rato y escribir, la verdad que al poco tiempo estábamos durmiendo, así que a las 6:30 h. nos hemos levantado.
 La niebla es bastante espesa aunque ya se divisan algunas de las cimas de los montes de nuestro alrededor. Recogemos todo el equipo y partimos descendiendo por una pista ancha hasta el cruce de la Font del Pollo, desde donde retoma al camino original la variante que viene de Serra, nosotros seguimos de frente por otra pista nos lleva al Coll Roig que nos hace abandonar la Sierra de Portacoeli y nos adentra en un paisaje muy interesante con una vegetación muy variada de monte bajo aunque también con pequeños robles, de todas formas se ve que este monte fue devastado hace algunos años por algún incendio.
 Llegamos hasta el refugio de Tristán, con zona de recreo, mesas y barbacoas. Por una pista en pendiente descendemos hasta un cruce de pista, las dejamos todas y continuamos por un sendero entre ellas hasta bajar al Barranco de Agua Amarga, sendero muy bonito que a veces se estrecha entre las paredes del barranco. Dejamos el barranco para subir por un sendero que a media ladera termina en una pista que nos lleva hasta El Portillo, un alto desde donde se divisa Gátova, pueblo al que llegamos en media hora. En el bar Rullo nos comemos unos bocadillos de tortilla francesa con jamón y un par de San Miguel de 33 cl para tomar café después en una cafetería que a la vez es panadería y pastelería. Luis toma un té que acompañamos con un trozo de pastel de trufas. Compramos unos rosegones y en un ultramarino un poco de queso y pan para la cena. La chica del ayuntamiento de Gátova nos informa que el bar de Cueva Santa está cerrado, así que hemos tenido que prevenir, no hay por aquí tantos pueblos dotados de infraestructura para poder comprar provisiones.
Salimos de Gátova a las 12:20 h. por un sendero en fuerte ascenso pasando por la Font de la Fuenfría alcanzando entre pistas y senderos la cota 700, por la que caminamos durante bastantes kilómetros. Antes de llegar al Mas de Chaparrota, tres toros bravos, que seguramente se escaparon de la finca, se encuentran tendidos en mitad de nuestro camino, espantamos desde lejos a dos de ellos, pero uno se volvió un poco agresivo, mugiendo y golpeando los árboles con los cuernos, al final logramos pasarlos aunque un poco acojonados.
En el Mas hacemos una parada para comernos los rosegones y unos batidos de chocolate. La etapa de hoy es bastante larga, así que la parada es corta, en quince minutos estamos en camino. Pasamos el Mas de Randero comenzando una fuerte subida que aunque por pista es bastante larga. A mitad de la subida, aparece un coche de protección de incendios de la Comunidad valenciana, conducido por una chica a la que preguntamos por una fuente, nos indica que hemos pasado varias que aunque ponga el rotulo de agua no potable, solamente identifica a las aguas no tratadas pero que es agua de la sierra y que todo el mundo la bebe, de todas formas ella nos regala una botella de 1,5 l. La verdad nos vino bien pues estábamos un poco escaso. Antes de llegar al Coll del Hontanar casi pisamos una pequeña víbora, el PR V 63-8  nos sale a la derecha.
Desde el collado y en fuerte descenso, cruzamos la carretera de Cueva Santa y la niebla ya empieza a acompañarnos. En unos 200 m se encuentra nuestro desvío que en 15 minutos nos lleva hasta la Cueva, no sin antes encontrarnos unas esculturas sobre la Pasión de Cristo que nos acompañan hasta el edificio del santuario. El bar tal como decía la chica de Gátova está cerrado y el santuario está cubierto por una espesa niebla, solo dos chavales de Valencia que van a pasar el puente por la sierra nos acompañan pues van a vivaquear cerca de nosotros. Nos lavamos como podemos en un par de fuentes, ya lo necesitamos y cenamos cerca de los chavales que mientras nosotros comemos ellos se inflan a fumar porros. La charla hace que tardemos algo más en acostarnos. Hemos colocado la tienda cerca del bar pero no tenemos techo y amenaza lluvia, ya veremos como amanecemos mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada