Páginas vistas en total

viernes, 27 de agosto de 2010

8ª etapa Albarracín-Orihuela del Tremedal

6 de Marzo de 2005



Distancia: 33,16 Km

Asc. Acum. : 1.069 m

Desc. Acum. : 822 m

Altura máx.: 1.572 m

Altura min. : 1.104 m

Valoración: 7.5

Señalización:



Ya estamos en el gr 10 de nuevo, parece que fue ayer cuando Luis y yo lo dejamos, pero la verdad que ha pasado un año desde aquel día, en fin, el tiempo pasa rápido, espero que el cuerpo aguante el paso de los años para seguir haciendo travesías que en realidad es lo que nos gusta.

Este año tengo nuevo compañero, Pepe, espero que la cosa vaya bien y podamos llegar al Pontón de la Oliva sin contratiempos, esa es nuestra meta de este año, alrededor de 350 kilómetros en once etapas, esperemos a ver.

Llegamos ayer, nos trajo el hermano de Pepe y nos acompañó su madre, así de paso hizo una visita turística por la zona. Cenamos en una tasca de Albarracín después de ver la localidad, aunque el frío al caer la noche se hizo un poco desagradable y enseguida nos fuimos al hostal, había que madrugar.

Hemos desayunado a las 8:30 y hemos partido a las 9:00 con una suave nevada que se ha incrementado en los primeros kilómetros del recorrido, así que nos hemos colocado la parka, el frío es impresionante y el pasamontaña y los guantes no están de más. Caminamos por la margen derecha del arroyo que corre por el Barranco del Canalón, lo atravesamos poco después continuando por la margen izquierda, sin camino, por medio de una chopera. Cruzamos la carretera que viene de Teruel a Albarracín, siguiendo después por un camino mal señalizado que parte detrás de unas naves del polígono industrial del pueblo. Remontamos el arroyo de Manzanilla que se encuentra seco por la falta de lluvia. En estos momentos no nieva y el camino está limpio. Pasamos por la caseta de los Rubiales una empresa de ganado ovino. Al salir de las edificaciones giramos a la izquierda para tomar un sendero para remontar por media ladera hasta llegar a una pista que tomamos a la izquierda.
El suelo comienza a estar nevado, nos va cogiendo la umbría y los restos de hielo y nieve de días anteriores se hacen notar. Al llegar a Monterde de Albarracín, el suelo está completamente cubierto y sus calles son peligrosas placas de hielo. Hacemos un alto para recuperar tomando alguna barrita energética, son las 12:30 y llevamos 13,2 kilómetros.
 Después de 20 minutos dejamos el pueblo por un camino, remontando el Barranco de Enmedio ya con bastante nieve acompañados por las marcas de PR-TE 4 que abandonamos al llegar al alto, dejándolo a la izquierda de nuestro camino, siguiendo por una pista entre sabinas y carrascos y con unos 30 cm. de nieve. El camino se hace muy pesado, llevamos mucha carga y eso se hace notar.
 Al abandonar el PR, la pendiente se suaviza, hasta llegar a una zona plana, muy bonita denominada Majá de las Cabras, descendiendo a continuación por una pista, al voltear en el collado. Desde este se ve Bronchales, con una iglesia muy bonita y con casas de fin de semana, que se ven vacías por el intenso frío. Después de 25 kilómetros llegamos a Bronchales, alrededor de las 16:00. Las calles están cuajadas de nieve y hielo. Paramos en el primer bar que vemos para tomar un cola cao calentito con unas galletas, descansando nuestros maltrechos pies por la dureza del terreno y el peso. Una amable charla con la señora del bar y la gente del lugar nos relaja, pero tenemos que seguir, cosa que hacemos después de 25 minutos. Lo hacemos entre las calles del pueblo, intentando no resbalar hasta la salida, ya que se desciende hasta una pista, donde la nieve nos llega a las rodillas.
 Hace sol pero el viento es gélido y corta el rostro, las piernas se clavan en la nieve. Cuando la pendiente se suaviza, la nieve se endurece y el camino se hace más llevadero, aunque es una recta interminable entre campos llanos y nevados que termina al entrar en un bosque, donde se combinan los pinos y los robles. Aquí la nieve es más blanda y el camino vuelve a endurecerse.
 A la salida del bosque divisamos Orihuela del Tremedal, nuestro destino de hoy. Poco antes de llegar a unos dos kilómetros aproximadamente, se encuentra un refugio en buenas condiciones, donde pasar la noche, lo pensamos pero con el frío creemos que es más agradable llegar a Orihuela y ver si encontramos alojamiento. Al acercamos, divisamos majestuosa la Iglesia de San Millán que destaca inconmensurable ante el resto de edificaciones.
 A las 18:30 llegamos al pueblo y enseguida encontramos alojamiento en el hostal San Millán, un agradable sitio con una dueña muy amable y unas habitaciones acogedoras. Terminada la ducha, damos una vuelta por el pueblo, es de noche y el frío glaciar, aunque no hace viento que lo hubiera incrementado, tenemos que tener cuidado con las placas de hielo, las calles no están bien iluminadas y el resbalón está dentro de lo posible. En la plaza encontramos un bar donde comemos un bocadillo de jamón que dejaba bastante que desear acompañado de una cerveza, pero enseguida volvemos al hostal donde tomamos un cola cao caliente con un poco de bollería. Al terminar subimos a la habitación, estamos bastante cansados, así que a las 21:00 h. estamos en la cama, enseguida dormimos. Mañana será otro día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada